¿Con qué frecuencia debo lavar a mi perro?

La piel de nuestro perro es una barrera física perfecta que lo aísla y protege frente agentes externos. Esta dermis está compuesta de diferentes capas y una de ellas es la llamada barrera lipídica.


Con los champús para perros que encontramos en el mercado, conseguimos una limpieza eficaz de la piel del perro pero a su vez hacemos que la barrera lipídica disminuya con la acción del detergente. Esto no significa que no tengamos que bañar con champús a nuestro perro pero sí nos alerta de que hacerlo con demasiada frecuencia puede hacer que disminuya el grosor de esta barrera protectora.


Foto: perro en la ducha

Por eso, los veterinarios de cabecera, indicamos por lo general no bañar a nuestro perro más de una vez al mes.


Si lo que buscamos es mejorar la piel, darle más brillo, más elasticidad e hidratación podemos suplementar la dieta de nuestra mascota con ácidos grasos esenciales (omega3, omega 6). Estos suplementos además mejorarán la calidad del pelo, dándole más brillo y en épocas de muda, no evitarán su caída pero sí harán que el pelo “nuevo” crezca más sano y fuerte.


Además estos ácidos grasos se utilizan como suplemento alimentario para ayudar en el tratamiento de enfermedades articulares, alergias, leishmaniosis, cardiopatías, etc...y la gran mayoría de piensos de alta gama los llevan incorporados en mayor o menor proporción.


Por todos estos motivos pensamos que son el mejor suplemento alimenticio para tu perro y para incrementar su calidad de vida.