Socialización en cachorros

9-Jan-2018

Comunicación:

 

 

Dentro de las etapas de desarrollo de la conducta del cachorro encontramos una especialmente importante, conocida como socialización. En el perro esta etapa comprende aproximadamente el período entre las 3 y las 12 semanas de vida y coincide con el inicio de la madurez sensitivo-motora (a las 3 semanas los cachorros empiezan a andar, oír y ver mejor) y la madurez de aquellas estructuras del sistema nervioso encargadas del control de la respuesta al miedo frente a nuevas situaciones.

 

La etapa de socialización es clave para su futuro, ya que durante este período el cachorro debería acostumbrarse y aprender a tener una conducta social saludable con otros miembros de su misma especie, las personas y los animales de otras especies con los que tenga contacto así como con su entorno. Por tanto, es recomendable que el cachorro tenga contacto y viva experiencias positivas con otros perros, personas adultas, niños... así como con cualquier especie animal con la que pueda interactuar en el futuro, o los distintos sonidos ambientales (camiones de la basura, trenes, viento, tormentas…) entre las 3 y las 12 semanas de edad. Después de este período es más difícil que el cachorro se acostumbre a algo nuevo o a algo con lo que vivió una experiencia negativa durante su socialización, aunque no es imposible y existen técnicas para ello.

 

Hay que tener en cuenta que la mayor parte de la etapa de socialización transcurre antes de finalizar el protocolo de sus primeras vacunas y de que el cachorro haya adquirido la inmunidad suficiente para poder salir a la calle con toda normalidad. Durante este período te aconsejo que el cachorrito tenga contacto con animales conocidos (de familiares, amigos…) que estén sanos y vacunados, y que en la calle evites aquellas zonas donde puedan acumularse deposiciones de otros perros (como pipi-canes) e intentes llevarlo a zonas que poco frecuentadas por perros.

 

Una mala socialización puede suponer un riesgo para el propio individuo y para las personas y animales que interactúen o convivan con él, ya que si el animal tiene miedo a otros perros, personas, etc. puede llegar a comportarse de forma agresiva, sobre todo en ciertos momentos de ansiedad. En este caso es conveniente que consultes con un etólogo (especialista en comportamiento animal) o un educador que trabaje en positivo (sin castigos) para que evalúen cada caso en particular y valoren la necesidad de aplicar pautas para la desensibilización o modificación de algunas conductas.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

para-bichos-BW.png
Servicios
 
Para Tiendas   
Para Mascotas
Para Veterinarios
Para Laboratorios
Contenidos
 
Blog  
Facebook
Instagram 
Contenidos
 
Blog  
Facebook
Instagram
  • Facebook
  • Instagram